Unidas Podemos exige que grandes empresas, y no trabajadores, asuman con impuestos «el coste de la guerra»

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) –

Unidas Podemos ha reivindicado este martes en el Congreso que sean las grandes empresas y no los trabajadores, las pymes y las familias, las que asuman con subidas de impuestos «el coste de la guerra» tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

En una rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, su portavoz parlamentario, Pablo Echenique, ha exigido que el pacto de rentas planteado por el presidente, Pedro Sánchez, no suponga una pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores, y acompañarlo con una reforma fiscal progresiva.

En este sentido, ha aplaudido posibles rebajas fiscales, como la de hidrocarburos, y ha planteado otras para pymes o el IVA de servicios veterinarios o productos de higiene femenina, pero ha pedido además aplicar un impuesto sobre las grandes fortunas, un recargo a los beneficios de las eléctricas y un 15% de tributación mínima de las grandes corporaciones.

AYUDAS DIRECTAS A EXPLOTACIONES GANADERAS

También ha instado a aprobar ayudas directas a pequeñas y medianas explotaciones ganaderas ante el impacto que supondrá la guerra para este sector y, en materia energética, subvenciones y créditos blandos para la sustitución de las calderas de gas por otras tecnologías, así como un cambio en el sistema de fijación de precios.

«No puede ser que las familias y los pequeños negocios paguen el coste de la crisis», ha subrayado, asegurando que el funcionamiento del mercado «tiene un esquema de estafa que tiene que acabar». Para ello, ha planteado un recargo sobre los beneficios de las eléctricas y sacar la generación de electricidad con gas del sistema de fijación de precios.

EN COMÚ APELA AL «DEBER DE LA GRAN EMPRESA»

También ha urgido a adoptar medidas la diputada de En Comú Podem Aina Vidal, clamando contra las empresas energéticas que han facturado beneficios récord mientras hay personas con problemas para pagar la factura de la luz o incluso evitan encender la calefacción.

Tras destacar que en 2021 los beneficios de Repsol ascendieron a 2.500 millones de euros; los de Iberdrola, a 3.885 millones; y los de Endesa, a 1.485 millones; Vidal ha apelado al «deber de la gran empresa de participar en lo que le corresponde», a acabar con los beneficios extraordinarios derivados del alza del gas y a aprobar ayudas a sectores afectados por la guerra.

Compartir:

Destacados