PACMA, tras la manifestación «por el mundo rural»: «son colectivos autolesivos que culpan a la sociedad de haberse quedado atrás»

Madrid, 24 de enero de 2022 – El Partido Animalista ha criticado que se haya reducido «el mundo rural» a la ganadería, la tauromaquia y la caza, según un comunicado de prensa.

PACMA se considera un «firme defensor» del mundo rural entendido como «una forma de vida que se desarrolla fuera del entorno urbano e implica una relación más estrecha con la naturaleza. Conlleva muchos más aspectos que criar animales para matarlos o explotarlos, llenar de plomo los montes y de excremento los suelos y el agua».

Según la formación animalista, lo único que se defiende en este tipo de actos son los «intereses económicos de sectores que se están viendo afectados como resultado de un cambio social«. «No se trata de abandono administrativo y falta de ayudas, como reclaman. Lo que denominan «mundo rural» agoniza porque ellos mismos lo están matando poco a poco«.

Un ejemplo de esto, para PACMA, es el «aumento del interés de la población en disfrutar del campo, de la tranquilidad, de la vida familiar en plena naturaleza o de la alimentación más sana y ecológica. Eso también es mundo rural y no asistimos a su declive, sino totalmente a lo contrario».

Desde PACMA, «defendemos una perspectiva de la vida campestre como algo muy positivo y que todas las personas deberían tener presente. El respecto hacia las demás especies, el hecho de formar parte de una relación simbiótica con estas, la posibilidad de alimentarnos de forma sostenible y desarrollar parte de nuestra cotidianidad en entornos naturales beneficia a nivel personal, económico y social».

El mundo rural se está matando a sí mismo

PACMA ha reclamado que los criadores de toros, los cazadores, los granjeros y otros colectivos que hacen negocio con la explotación animal se apropien de un «mundo rural» que «ya no es como ellos quieren» y se quejen por «no poder sacarle la rentabilidad que esperan«.

La sociedad, aseguran, «está cansada del caciquismo, la brutalidad de las monterías y los toros, el trato a los animales en las granjas y la contaminación que todas estas actividades conllevan».

El Partido Animalista afirma que estos colectivos «intentan vender una imagen del mundo rural que tira para atrás a todos los que quieren acercarse, vendiéndolo como ellos lo interpretan o les conviene, y rechazando todo tipo de avance».

Críticas al activismo y rechazo del progreso social

PACMA ha hecho referencia a «varios comentarios» que hablaban de «impedir» la irrupción del colectivo animalista «en lo que ellos consideran su mundo».

Para la formación, esto es «una forma de entender que el activismo que desarrolla este Partido y muchos colectivos por los derechos de los animales da sus frutos. Lejos de querer perjudicar a las personas, lo que nosotros buscamos, entre otras cosas, es mejorar la calidad de vida de los animales a través de la educación y el fomento de la creación de nuevas leyes e iniciativas que les protejan. Si esto les parece mal, entonces tienen un grave problema«.

Un colectivo que pide pero excluye

Uno de los principales objetivos de la manifestación «por el mundo rural» ha sido la solicitud de ayudas y subvenciones para el fomento de sus actividades, si bien las cifras que se destinan a estas son «una verdadera locura» para el Partido Animalista.

«Estos sectores reciben auténticas barbaridades de dinero público, tanto que es casi imposible de contabilizar si hablamos de subvenciones a nivel nacional e internacional, precisamente para no perder su economía porque difícilmente se mantiene por si sola si la sacamos de épocas puntuales del año. Además, tengamos en cuenta que muchos de estos empresarios podrían estar recibiendo doble ayuda tanto desde el punto de vista de la explotación ganadera como desde el ámbito cultural».

«A la vez que piden más y más apoyo administrativo, sus declaraciones son cada vez más violentas hacia los colectivos que no comparten su forma de pensar y ver la vida», declara PACMA.

«No pueden pretender que la sociedad les vea con buenos ojos si excluyen sistemáticamente todo lo que no entienden o no se ajusta a lo que se ha hecho tradicionalmente. La tradición no es, necesariamente, sinónimo de benevolencia. La gente está harta de que se defiendan públicamente tradiciones que son barbaridades. En esta línea, el mundo rural va muy desencaminado«, concluye el Partido Animalista en sus declaraciones.

pacma 7

Compartir:

Destacados