PACMA, sobre la futura ley de bienestar animal: «muchos animales quedarán sin protección»

Madrid, 25 de febrero de 2022 – El Partido Animalista PACMA declara que el borrador filtrado del Anteproyecto de ley de protección animal impulsada por la Dirección General de Derechos Animales es «preocupantemente deficiente» y que no protegerá a los animales considerados de producción, a los que viven en estado silvestre ni a los utilizados en experimentación o en festejos populares.

La nueva versión del borrador del Anteproyecto dista mucho de la versión anterior, publicada el pasado mes de octubre. «Cuando preguntamos al director general de la DGDA, Sergio García Torres, durante la reunión que mantuvimos en enero, el motivo por el que se había publicado el borrador cuando lo normal es que se publique el Anteproyecto definitivo tras presentarlo a trámite de audiencia pública, nos contestó que la intención era la de que asociaciones y demás entidades tuvieran más tiempo para preparar sus alegaciones«, explica Eva Ramos, asesora jurídica de PACMA. 

A este respecto, PACMA expone que «como llevamos meses advirtiendo, no tenía sentido trabajar sobre un texto que previsiblemente sufriría muchos cambios» y que «todo ese trabajo habrá servido de poco». 

En la segunda versión que se ha filtrado tras el Consejo de Ministros (de la que también se desconoce si será la definitiva ya que no se ha publicado por ninguna vía oficial), PACMA advierte cambios sumamente relevantes respecto al borrador de octubre.

Modificaciones en prácticamente todas las definiciones

El Partido Animalista apunta que el «el peor y más importante cambio es el que ha sufrido el ámbito de aplicación, es decir, a qué animales protegerá esta ley«.

La versión anterior excluía del ámbito de aplicación de la ley los espectáculos taurinos mientras que la nueva versión excluye, también, a los animales considerados de producción, a los utilizados en experimentación e investigación y a los animales silvestres, salvo que se encuentren en cautividad.

PACMA ya avisó del grave error que supondría la reducción de esta ley a, prácticamente, una ley de protección para los animales considerados de compañía: «más que beneficiar, perjudicaría seriamente a los animales, considerados en su conjunto», explican.

Este mismo Gobierno aprobó recientemente que los animales, todos, fueran considerados seres sintientes. Sin embargo, ellos mismos pretenden establecer distinciones

Ya en 2008 el PSOE incluyó en su programa electoral la aprobación de una ley marco de protección animal que en ningún momento se ha planteado que ofreciera protección solo a algunos de ellos.

«Actualmente tenemos tantas leyes de protección animal como comunidades autónomas, lo que dificulta una real y efectiva protección de los animales que, dependiendo de en qué comunidad se encuentren, reciben un mayor o menor grado de protección», afirma Ramos. 

El Partido Animalista refiere una diversidad y disparidad de las sanciones y una falta de criterio común en las definiciones y, por tanto, del régimen jurídico aplicable. Incluso hay actividades prohibidas en unas comunidades autónomas que son lícitas en otras. Sin embargo, respecto al ámbito de aplicación, la mayoría de estas leyes protegen a todos los animales. 

¿Qué sentido tiene elaborar y aprobar una ley de ámbito nacional que solo proteja a algunos?

PACMA manifiesta la necesidad de aprobar una ley que «unifique conceptos, obligaciones, infracciones y sanciones, pero también actualizada e integradora, que siente las bases, los principios y las normas esenciales para alcanzar el máximo nivel de protección y bienestar para todos los animales».

El Gobierno tiene la responsabilidad de adoptar un marco regulador que establezca unas obligaciones mínimas para las personas que mantengan a los animales bajo su custodia y que garanticen su bienestar.

«Si llevamos tantos años esperando a que algún partido se digne a sacar adelante esa ley, y el actual Gobierno aprueba una ley que ampare solo a algunos, ¿cuántos años más tendrán que esperar los demás animales a tener la protección que merecen?», pregunta Ramos.

El fundamento constitucional para elaborar y aprobar esta ley es sobre la materia de protección animal en términos absolutos. No hay ninguna fundamentación constitucional, jurídica, científica o ética en la que se pueda apoyar la elaboración y posterior aprobación de una ley sobre protección animal que proteja a unos y no a otros.

Un atraso respecto a leyes de hace dos décadas

PACMA alega que existen leyes que datan de hace 20 años como, por ejemplo, la Ley de Protección de los Animales de Andalucía (2003) cuya Exposición de Motivos establece que tiene en cuenta que “pueden distinguirse distintos sectores en virtud de la finalidad a la que son destinados: ganadería, experimentación, compañía, etc., que por sus especiales connotaciones requieren un tratamiento separado y pormenorizado”, y opta por regular las condiciones de protección de los animales de compañía, por ser, entonces, “las de menor atención legislativa”.

Pero añade que «ello no ha impedido, sin embargo, que se recojan, en las Disposiciones Generales, las atenciones mínimas que se deben dispensar a todos los animales que viven bajo la posesión del hombre”.

La Ley andaluza contiene cinco títulos, recogiendo el primero de ellos una serie de disposiciones generales que tienen como finalidad el establecimiento de las atenciones básicas que deben recibir todos los animales que viven en el entorno humano. Respecto a su ámbito de aplicación establece que “La presente Ley tiene por objeto la regulación de las condiciones de protección y bienestar de los animales que viven bajo la posesión de los seres humanos, y en particular de los animales de compañía (…)”.

«¿Cómo es posible que una ley que se propone en 2022 sea más atrasada, en este sentido, que una ley que data de hace casi 20 años?», cuestiona PACMA.

«Si no conseguimos parar este despropósito y la ley nacional reduce su ámbito de aplicación, también lo harán las leyes autonómicas en efecto dominó, lo que estaría provocando un paso atrás de décadas en el bienestar y la protección animal en nuestro país», concluye Ramos. 

El Partido Animalista declara que alegará en contra y que espera que desde el Gobierno se rectifique y cumplan «con su responsabilidad y con su promesa». Las condiciones de vida de millones de animales dependen de ello.

Fotogrma1ZahinosSinlogo

Compartir:

Destacados