Los beneficios de los perros para niños y niñas con síndrome de Down.

El síndrome de down es una alteración genética que se produce por una trisomia total o parcial del cromosoma 21.

No es una enfermedad, es una condición que origina anomalías físicas y un retraso mental en su desarrollo principalmente.

Estos niños y niñas tienen capacidades diferentes lo que los hace ser muy especiales.

Lo más importante es desarrollar en ellos diferentes habilidades, tales como sociales, de comunicación e interacción cognitivas, etc. para que logren desenvolverse de la mejor forma con su entorno y logren  la mayor autonomía en actividades de la vida diaria cotidiana  como la alimentación, la autonomía al vestirse, la higiene,  y también instrumentales como salir a hacer la comprar, el manejo de dinero, el uso del ordenador, del móvil, etc.

Es por ello que los perros son un gran aliado para desarrollar estas habilidades y ojalá se pudieran integrar a las terapias desde una intervención temprana, para sí ayudarles en  en su proceso de desarrollo en general.

Cuando el niño  o niña conoce al perro se produce una conexión inmediata,  un gran vinculo entre ellos que con el tiempo llega a ser indisoluble.

El afecto y la necesidad de ambos de comunicarse se logra en forma espontánea lo que permite que el perro empiece a participar lo antes posible de las diferentes terapias e involucrarse  en las actividades de la vida diaria del niño y su familia.

El perro motiva al niño a ejecutar diferentes actividades y cada logro es un refuerzo positivo para el perro.

El perro se transforma en otro miembro más de la familia, respetando el ritmo del niño e involucrándose en su proceso de aprendizaje.

El perro y el niño aprenden a jugar juntos, parte fundamental de los primeros años que inciden en el desarrollo de las habilidades de comunicación e interacción, social y cognitiva.

Este vinculo les genera mayor confianza y  seguridad en sí mismos, potencia el juego, desarrolla los diferentes sentidos, lo que reduce notoriamente la ansiedad y el miedo.

El perro es tan importante en la vida del niño y en su desarrollo en general, que la lealtad y amor del uno por el otro trasciende todo.

Daniella Pallavicini
Terapeurta Ocupacional
Universidad de Chile
email: danipallavicini@gmail.com

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

You might also enjoy