Lobato ve «un paso» hacia la confianza mutua que la visita de Sánchez a Ceuta y Melilla no generara rechazo a Marruecos

Piensa que los diputados de la CUP, BNG e IU deberían haber actuado de otro modo ante Zelenski para que no quede «ni un milímetro de duda» del apoyo a Ucrania

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) –

El secretario general del PSOE-M, Juan Lobato, ha destacado como un paso a favor de la generación de confianza mutua entre España y Marruecos que las últimas visitas del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Ceuta y Melilla no hayan generado «rechazo» en el país vecino pese a que el acuerdo firmado entre ambos países no recoge explícitamente el respeto a la integridad territorial.

«La españolidad de Ceuta y Melilla está fuera de toda duda», ha afirmado Lobato en una entrevista a Europa Press, al tiempo que ha indicado que Sánchez la ha reafirmado al visitarlas recientemente, en un gesto que a su juicio tiene una trascendencia importante debido a la «poca presencia histórica» de los presidentes del Gobierno españoles en las ciudades autónomas.

Para Lobato, las relaciones internacionales se basan en «la generación de confianza mutua» y por tanto el hecho de «no haber generado ningún rechazo» en la visita a las ciudades autónomas, supone «un paso en esa dirección», ha afirmado. «¿Que no está puesto por escrito en las declaraciones?. Pues quizá. Pero los gestos en diplomacia son claves y los de estas semana han sido evidentes», ha sostenido.

En este sentido ha apuntado que históricamente se ha demostrado que estas visitas no son fáciles y que otros presidentes no tuvieron «el valor y la iniciativa» porque generaban rechazo y «confrontación» con Marruecos.

Sin embargo, esta vez no ha sido así, tal como ha destacado Lobato, que además ha enfatizado que Sánchez fuera recibido por el Rey Mohamed VI y ambos compartiesen una cena en la posterior visita a Rabat celebrada este jueves. «Es un cambio evidente en política internacional y diplomacia», ha defendido.

Además, ha destacado que la relación con el reino alauí es «estratégica» y «clave» para España y mantener un clima «hostil» como a su juicio era el caso «no era nada positivo» para el país. En este sentido se ha mostrado optimista de que esta nueva etapa de la relación bilateral conduzca a unas relaciones más intensas que amplíe esta confianza mutua. «Es lo que necesitamos», ha apuntado.

LA POSICIÓN DE SÁNCHEZ «NO ES CONTRADICTORIA» CON SUS PREDECESORES

Al ser preguntado acerca de si la posición de Sánchez sobre el Sáhara Occidental supone un cambio respecto a sus predecesores en el Gobierno, Lobato ha señalado que la postura actual «no es contradictoria», pero sí «superadora» de una situación complicada con Marruecos.

Por otro lado, ha reconocido que en lo relativo al Sáhara hay una conexión emocional en la sociedad española que viene de los años de la Transición y en el PSOE en particular por su tradición «internacionalista». Lobato se ha expresado así al ser preguntado sobre el posible castigo del electorado socialista al cambio de posición sobre el Sáhara Occidental.

Sin embargo, ha reafirmado que corresponde al presidente del Gobierno fijar una posición que atienda a «la necesidad del país» y recoja la posición estratégica internacional. También ha subrayado los vínculos y la cercanía de la sociedad española con Marruecos, el gran número de nacionales que vive en nuestro país y el carácter de «aliado histórico». «Compartimos emocionalmente muchísimas cosas», ha destacado.

ESPAÑA TAMBIÉN ES IMPORTANTE PARA ARGELIA

Respecto a la posición de otros países como Francia, Alemania y Estados Unidos, ha señalado que España es el más interesado «o al menos tan interesado» como ellos en tener una buena relación con Marruecos «como hemos tenido y había que recuperar», ha insistido. «Son países que comparten esa posición y son aliados de nuestro país», ha afirmado y esto ayuda a superar esta situación «en el marco de las resoluciones de Naciones Unidas», ha apuntado.

Además, al ser cuestionado sobre la posible revisión por parte de Argelia a los contratos de gas a España y si cree que esta decisión se debe al paso dado respecto al Sáhara, Juan Lobato ha contestado que «todo influye» en política internacional «cada declaración y cada posición», ha opinado.

Sin embargo, ha añadido que Argelia va a tener que situarse en un nuevo contexto geoestratégico después de la guerra de Ucrania y ha confiado en que habrá situaciones «que se vayan solucionando». Así ha indicado que corresponde al Gobierno y a la Unión Europea tener las mejores relaciones con Marruecos y con Argelia y ha destacado que el interés es mutuo. En ese sentido ha señalado que no solo Argelia es importante para España «sino que España es también muy importante para Argelia, y en ese marco internacional debe moverse el Gobierno», ha zanjado.

EL PP A PUNTO DE SACAR LA BANDERA SAHARAUI

Asimismo, ha restado importancia al rechazo mostrado por el socio de Gobierno Unidas Podemos y los aliados parlamentarios en el Congreso a la nueva posición sobre el Sáhara. Lobato considera «lógico» que haya posiciones diferentes entre estos partidos porque ya las ha habido en otros temas a lo largo de la legislatura, según ha recordado. «Es normal, natural y no pasa nada, no me preocupa especialmente», ha sostenido porque piensa además que la unión del Ejecutivo es «muy fuerte y muy sólida».

En la misma línea ha ironizado con la línea marcada por el PP en este asunto. «Sólo ha faltado ver al Partido Popular con la bandera saharaui, hubiera sido ya lo más llamativo, ha estado a puntito de hacerlo». Hacía referencia de este modo a que el PP votó a favor este jueves de una iniciativa de Podemos, ERC y Bildu en favor de un referéndum pactado sobre al Sáhara Occidental, que solo contó con los votos en contra del PSOE.

NI UN MILÍMETRO DE DUDA EN EL APOYO A ZELENSKI

Por otro lado, Lobato piensa que los diputados de la CUP y BNG que se negaron a aplaudir a al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en su intervención por videoconferencia en el Congreso y los de IU que expresaron críticas hacia él, «deberían haber tenido otra forma de actuar», en un momento «tan grave» como el actual, ha expresado.

Aunque no cree que haya otros partidos en España –más allá de Vox, según ha indicado– cercanos al presidente de Rusia, Vladimir Putin, sí piensa que algunos puedan tener una posición ideológica contraria a Zelenski. Sin embargo, esta es una cuestión que a su juicio debería quedar «absolutamente al margen» en esta situación de invasión y guerra. «Ante un escenario tan grave como este, no podemos tener ni un milímetro de duda sobre el apoyo que merece Zelenski y el pueblo ucraniano», ha remarcado.

Por el contrario, le parece «preocupante» la «evidente» relación de Vox con «todos los amigos de Putin», que fueron invitados el pasado mes de enero a Madrid por los de Santiago Abascal, tal como ha recordado Lobato. Hacía referencia de este modo a una cumbre a la que acudieron líderes de derecha y extrema derecha, entre ellos los presidente de Hungría, Viktor Orbán, de Polonia, Mateusz Morawienski y la líder francesa de Agrupación Nacional, Marine Le Pen. Así, ha manifestado que no le gusta y no comparte que Madrid dé esta imagen internacional.

Compartir:

Destacados

San Bernardo

San Bernardo, es una raza de perro originaria de los Alpes suizos y del norte