Estambul Con Perro

Hablemos de mi último viaje a Estambul, hace más de un año. Como sabréis, esta increíble ciudad fue una vez la capital del poderoso Imperio Otomano, pero también fue llamada Constantinopla antes de su caída en 1453 por el sultán Mehmet.

Estambul es una ciudad mágica donde todas las culturas, religiones y sabores se fusionan en una, donde puedes sentir el borde de Europa y el comienzo de Asia. Hay una especie de tensión en ambas culturas que, de alguna manera, se llevan bien hasta hoy.

Esta asombrosa ciudad, que nunca duerme, también es conocida por tener gatos por todas sus calles. Gatos que son cuidados, protegidos y venerados por la población local como si fueran animales sagrados. Incluso los municipios se involucran durante el invierno en la provisión de casas de madera – refugio que se exhiben en muchas calles y esquinas de la ciudad.

En estos refugios de madera los gatos pueden protegerse de la nieve y la lluvia.

Definitivamente puedo decir que los gatos son los dueños de Estambul.

Después de leer esto, uno podría suponer que Estambul es una ciudad muy petfriendly, que admite mascotas sin problemas en todos los sitios, pero me temo que es todo lo contrario. No se permiten perros en muchos lugares, así como en el transporte público, restaurantes, hoteles, etc. Por lo tanto, debes dedicar mucho tiempo para encontrar aquellos pocos lugares donde puedas llevar a tu perro sin meterse en problemas. Vale la pena mencionar que la gente, en general, es muy amigable con los perros, pero también depende de la zona o barrio al que planeas ir.

A pesar de estas circunstancias, volamos a esta increíble ciudad en agosto de 2019. Reservamos un vuelo con Turkish Airlines, que acepta mascotas a bordo.

Solo es necesario reservar con anticipación para verificar la disponibilidad de mascotas en el avión, ya que todas las aerolíneas tienen una política con respecto a la cantidad de mascotas que pueden viajar. Recuerda tener el pasaporte de su mascota con todas las vacunas solicitadas, especialmente las vacunas contra la rabia, junto con un certificado de exportación emitido por las autoridades locales, especialmente cuando viajes desde la UE a un país NO UE.

Tan pronto como aterrizamos en el Aeropuerto Internacional de Estambul, todo fue súper genial, la reconocida hospitalidad turca también es extensible a las mascotas, en este caso a los perros.

Una vez en Estambul, dimos un paseo por la ciudad, solo en todos estos lugares donde era más fácil hacerlo, teniendo en cuenta el tráfico, las políticas para perros, etc.

Hay dos parques que me gustaría mencionar en Estambul, el primero es Maçka Park en Nişantaşı. Una zona verde muy bonita, en el centro de la ciudad, donde puedes correr y relajarte. El otro gran parque es Yıldız Park, que está muy cerca del estrecho del Bósforo. En todos estos lugares los perros deben llevar correa.

Cómo nos suele pasar a los humanos a veces nuestros peludos se enferman cuando están de viaje, hay una increíble clínica veterinaria llamada Anipoli en Cihangir (Beyoğlu) es muy céntrica.

Todos los veterinarios hablan inglés y fueron muy atentos con nosotros. Por ello, si tienes una emergencia mientras visitas o vives en Estambul,  te puedo recomendar esta Clínica que está abierta las 24 horas.

Vale la pena mencionar el área de Cihangir, es extremadamente amigable con los perros en Estambul, creo que es uno de los pocos lugares donde puedes ver fácilmente perros relajados junto con sus padres y madres mientras toman un café o simplemente comen. También me gustaría mencionar mi Café favorito de llamado Journey. Todos estos sitios los podéis encontrar en la App, ya sabéis que es gratuita.

Yo diría que el restaurante más apto para perros en toda Estambul hasta ahora. Solíamos ir allí casi todos los días, tienen un café increíble, brunch saludables y comida orgánica. Además, el público es bastante internacional, por lo que también puedes llevar tu ordenador y trabajar allí también.

Estambul es una ciudad increíble para visitar, aunque puede parecer un poco complicado llegar allí con tu amigo peludo, pero valdrá la pena.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

You might also enjoy