Sigmund Freud y Jofi

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Todo el mundo ha oido hablar del Dr. Sigmund Freud y de sus teorías sobre el psicoanálisis, pero pocos saben de su gran pasión por los perros y especialmente por la raza ChowChow.

Freud creía que los perros, especialmente el suyo, Jofi, tenían la capacidad de leer a los humanos. Incluso lo reclutó para que le ayudara a estudiar a sus pacientes notando su propia sensación de calma o de cautela con los extraños. Freud comprobó que un Jofi relajado significaba que su paciente estaba relajado, mientras que un Jofi distante significaba que su paciente estaba ansioso.

El inteligente y gentil Chow-Chow se convirtió en un elemento más en la consulta de Freud. 

Cuando Jofi se movía de su lugar de descanso y se dirigía a la puerta, Freud sabía que habían pasado exactamente 50 minutos desde que había comenzado la sesión y podía educadamente decir a sus pacientes: “¡Se ha acabado el tiempo!”.

A medida que el nombre de Freud se hizo más popular, su cachorro se convirtió en uno de los perros más famosos de la historia.

You might also enjoy