Lo pros y contras de la castración.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Hemos entrevistado a Jesús Ventura, veterinario y practice manager de AniCura Constitución Hospital Veterinario (Valencia) para hablar sobre uno de los temas que más se ha mencionado últimamente, que es la castración en animales de compañía.

¿Qué es la castración?

Es la maniobra dirigida a la extirpación de los órganos genitales. De forma coloquial asociamos la castración con el hecho de extirpar los testículos a los machos, pero también es correcto emplearlo para la extirpación de los ovarios en las hembras. Empleamos la palabra “castrar” para machos y “esterilizar” para hembras.

¿Es lo mismo castrar que esterilizar?

No. Un animal puede ser estéril, lo que significa que no tiene capacidad de reproducirse y tener por tanto descendencia, pero tener testículos u ovarios. Hay muchas enfermedades que pueden producir esterilidad, así como tratamientos médicos y quirúrgicos (como la vasectomía o la ligadura de trompas) que pueden hacer que un animal sea estéril, pero conservando sus órganos reproductores.

¿Es necesario hacer de la castración obligación, como contempla el proyecto de ley de protección animal?

Buena pregunta. Si, nos atenemos a la cifra de abandono de animales en España sin duda, pero hay trabajos científicos que asocian la castración con la aparición, en muy bajo número, de problemas hormonales, comportamentales etc.

Si ponemos en una balanza pros y contras, siempre es aconsejable la castración desde el punto de vista médico y velando por la salud de nuestra mascota, pero no sé hasta que punto como para llegar a obligarlo por ley.

¿Cuáles son los pros y contras de la castración?

  • Disminuye la posibilidad de desarrollar tumores mamarios si se realiza antes de los 2 años en perras y 2,5 años en gatas. En animales mayores no influye en cuanto a la aparición de tumores mamarios, pero si aparecen la mayoría son benignos en perras, aunque en gatas normalmente es al revés.
  • Anula por completo la posibilidad de desarrollar tumores uterinos, ováricos o testiculares.
  • Cura y previene la hiperplasia prostática benigna si se realiza en machos mayores, aunque en estos puede aumentar la incidencia de cáncer de próstata, enfermedad que tiene una casi insignificante incidencia de un 0,6%. Si se realiza en un animal joven, no aumenta ni disminuye esa incidencia de un 0,6%.
  • En un escaso porcentaje de machos y hembras castrados puede aparecer incontinencia urinaria.
  • La castración en perros no influye en el sobrepeso como mucha gente piensa, tan solo influye la alimentación.
  • Puede aumentar la incidencia de diabetes en gatos, no en perros, en los cuales influyen más otros factores como la obesidad.
  • La castración en hembras no aumenta el riesgo de padecer hipotiroidismo, tal y como se pensaba hace unos años, asimismo tampoco afecta al crecimiento, pero las líneas de crecimiento de los huesos en animales jóvenes se cierran más tarde y los gatos son más propensos a las fracturas bilaterales de cuello femoral (falsa displasia de cadera en gatos).
  • Aumenta el riesgo de rotura de ligamento cruzado anterior en perras, cosa que también va asociada si nos descuidamos con la alimentación y tenemos pacientes obesos.
  • Puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de hueso en perras de razas gigantes.
  • La castración resuelve un gran número de enfermedades de comportamiento tanto en hembras como en machos.
  • Y por fin y como importantísimo: evita las gestaciones no deseadas.

Jesús Ventura, veterinario y practice mánager de AniCura Constitución Hospital Veterinario.

Licenciado por la Universidad de Zaragoza. Actualmente forma parte del grupo español de Especialistas de Pequeños Animales (AVEPA) así como del grupo de especialistas en ortopedia (GEVO).

Miembro del grupo de especialistas en reproducción y pediatría de animales de compañía (GERPAC).

Sus principales áreas de dedicación son la cirugía de tejidos blandos y traumatología, neurología, diagnóstico por imagen, cardiología y reproducción.

You might also enjoy