Grande-Marlaska entrega las primeras condecoraciones al mérito canino de la Guardia Civil

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Entre los animales premiados están Xena, la perra que encontró el cuerpo de Blanca Fernández Ochoa, y Juper, que detectó en Granada un importante alijo de droga oculta entre mercancía congelada

El ministro del Interior y la directora general de la Guardia Civil inauguran un memorial en las instalaciones del Servicio Cinológico con el que se homenajeará a todos los agentes caninos que han prestado servicio en el cuerpo.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, junto a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, ha impuesto esta mañana las primeras condecoraciones a agentes caninos del cuerpo en un acto celebrado en las instalaciones de su Servicio Cinológico en el Pardo (Madrid), con el que la institución quiere reconocer la importancia que ha adquirido el uso operativo de los canes al adaptarse a las nuevas formas de criminalidad.

“Hoy ponemos en el lugar que merece el trabajo y la dedicación de cientos de canes al servicio de la Guardia Civil; al servicio, al fin y al cabo, de los ciudadanos y de la sociedad”, ha señalado Grande-Marlaska durante la ceremonia de imposición de medallas, tras la que se ha procedido a la inauguración de un memorial en recuerdo a los perros que han prestado servicio a lo largo de la historia de la especialidad cinológica.

Grande-Marlaska ha entregado las menciones de honor a cinco perros, que podrán lucirlas en su arnés. Tres de estos canes han sido premiados por su trayectoria:

  • Tietar, de Unidad Cinológica Central: primer perro de cebos envenenados que ha realizado importantes servicios y obtenido varios premios.
  • Henco, de la unidad de Barcelona: perro detector de papel moneda que ha participado en numerosos servicios relevantes.
  • Shulo, de la unidad de Cádiz: perro detector de drogas que a lo largo de su vida operativa ha contribuido a numerosas incautaciones de droga.

Otros dos perros han recibido la mención de honor por haber prestado algún servicio relevante:

  • Xena, de la Unidad Cinológica Central: perra detectora de restos bilógicos que halló el cuerpo sin vida de Blanca Fernández Ochoa.
  • Juper, de la unidad de Granada: perro detector de drogas que descubrió casi 800 kilos de hachís entre la carga congelada de un camión.

Salvan vidas

Tras la imposición de las condecoraciones, el ministro del Interior y la directora general de la Guardia Civil han inaugurado un memorial en recuerdo a los perros que han prestado un servicio destacado a lo largo de la historia de la especialidad cinológica. La inauguración del memorial ha permitido un recuerdo especial para cinco canes ya fallecidos y que tuvieron una destacada carrera profesional:

  • Rocco murió en 1953 al salvar la vida de su guía y de los tres guardias civiles de la patrulla.
  • Irrintzi falleció en 1983 al localizar una bomba trampa, con lo que salvó la vida de su guía y de otros cuatros guardias civiles.
  • Ajax murió en 2013 tras detectar un segundo coche bomba después del atentado contra el cuartel de Palmanova (Mallorca)
  • Elton, fallecido en 2020, encontró el cuerpo de Diana Quer.
  • Marley, fallecido en 2019 por un infarto, participó en las búsquedas de Diana Quer, Laura Luelmo y el pequeño Gabriel.

Mérito canino

La Mención de Honor del Mérito Canino ha sido concebida para premiar tanto trayectorias destacadas como servicios extraordinarios protagonizados por perros de la Guardia Civil, y excepcionalmente de otros organismos, cuya actuación haya resultado fundamental para salvar vidas o proteger bienes relevantes en el marco de las actuaciones realizadas durante los operativos en los que participe el cuerpo.

El premio quiere ser también un estímulo para sus guías, guardias civiles con un alto nivel de especialización que dedican un elevado número de horas en los entrenamientos de sus animales. Guía y perro suponen una asociación que va más allá de la mera relación laboral, dado el proceso de socialización y aprendizaje del can.

En la actualidad, el papel de estos agentes caninos es ya imprescindible en el trabajo policial. La participación de las unidades caninas en operaciones contra la delincuencia organizada, la búsqueda y localización de personas en catástrofes naturales o en relación a las desapariciones forzadas es fundamental para la Guardia Civil.

Para conceder la Mención de Honor del Mérito Canino, los perros propuestos deber haber resaltado a lo largo de su trayectoria operativa o haber realizado un servicio relevante de especial repercusión. La propuesta y concesión del galardón será independiente de la recompensa que, de considerarse procedente, se otorgue a su guía.

Desde el 6 de abril de 1948, momento en que se iniciaron los servicios con perros en la Guardia Civil, su empleo ha evolucionado para adaptarse a las nuevas formas de criminalidad, para lo que el cuerpo ha potenciado la innovación e investigación de nuevos criterios de búsqueda y detección con canes. Gracias a ello, los campos de actuación del Servicio Cinológico se han ampliado sobre los tradicionales (detección de explosivos, drogas y búsqueda y rescate de personas) a una multiplicidad de nuevas modalidades de detección relacionadas con objetos y sustancias entre las que se encuentran el dinero, las armas, los restos biológicos o los acelerantes, entre otros.

Fuente: Nota de Prensa Guardia Civil

You might also enjoy