El Museo de Bellas Artes de Sevilla presenta la restauración de ‘El estudio de Tiziano’, un boceto para óleo de José Villegas

El Museo de Bellas Artes de Sevilla presenta la restauracion de El estudio de Tiziano un boceto para oleo de Jose Villegas

Tras la intervención, desarrollada durante seis meses, el dibujo será expuesto en la pinacoteca sevillana junto a un busto del pintor

El Museo de Bellas Artes de Sevilla ha presentado la restauración de ‘El estudio de Tiziano’, un boceto para óleo realizado en 1890 por el pintor sevillano José Villegas (1844-1921). La obra, que fue donada por la viuda de Villegas en 1921 junto a un conjunto de importantes óleos y dibujos, ha sido intervenida durante un periodo de seis meses en el taller de restauración de la pinacoteca coincidiendo con el primer centenario de la muerte de su autor.

Se trata de un boceto para la pintura al óleo de mismo título, que en la época de su realización se conoció con el nombre de ‘El triunvirato’, ya que representaba a tres grandes figuras del renacimiento italiano: el pintor Tiziano, el escultor y arquitecto Jacopo Sansovino y el escritor Pietro Aretino. Realizado en un soporte de papel industrial de tono marrón, el dibujo se caracteriza por sus grandes dimensiones -196 x 175 cm-, lo que ha dificultado su restauración, en la que se han empleado técnicas específicas para obras de gran formato.

Precisamente, el tamaño de esta obra, que carecía de un sistema de protección original, ha sido la principal causa de la mayor parte de sus alteraciones, sobre todo las mecánicas. De ahí que se haya dotado al dibujo de Villegas de «un sistema de protección definitivo, único y versátil que permita tanto su almacenaje en las dependencias del museo como su exposición temporal«, tal y como ha explicado la restauradora de la obra en papel, Rocío Hermosín.

En la intervención del dibujo se ha procedido, además, a la aplicación de los tratamientos necesarios para solucionar los efectos de su deterioro. Para ello se ha realizado una limpieza de la suciedad sólida superficial, un fijado de seguridad de pigmentos, un alisado previo de las deformaciones más fuertes -en el que unieron grietas, desgarros y zonas separadas-, así como un tratamiento acuoso de limpieza, rehidratación y desacidificación del papel.

Asimismo, el dibujo se ha adherido a un soporte de papel adecuado como refuerzo al soporte original, operación que se ha completado con la reintegración de las pérdidas de soporte y de elementos gráficos. Por último, el boceto se ha montado sobre una plancha de papel de conservación con estructura de celdilla de abeja y una trasera de cartón-pluma.

Para la directora general de Museos y Conjuntos Culturales de la Consejería de Turismo, Cultura y DeporteAurora Villalobos, que ha estado acompañada en la presentación por la directora del Museo de Bellas Artes de Sevilla, Valme Muñoz, el boceto de ‘El estudio de Tiziano’ es, sin duda, «un ejemplo perfecto de la génesis del proceso creativo de una obra artística, de ahí la importancia de su estudio y restauración en la pinacoteca sevillana».

En los márgenes, ha detallado Muñoz, incluso «se pueden observar las coordenadas que sirvieron al autor para estructurar la composición y pasarlas al lienzo, apreciándose igualmente las líneas de fuga«. Una información de sumo interés para los historiadores del arte y expertos en la obra del pintor José Villegas.

El boceto de ‘El estudio de Tiziano’ se exhibirá tras su restauración en las salas del Museo de Bellas Artes de Sevilla junto a un busto en bronce de Villegas (1887), firmado por Mariano Benlliure, uno de los escultores más importantes de comienzos del siglo XX. Ambos artistas debieron coincidir en Roma, ya que en la fecha de realización de la escultura el pintor sevillano vivía allí y ese mismo año Benlliure volvió a España.